Algo Inesperado pero Fantaseado.

Algo Inesperado pero Fantaseado.
Escrito originalmente por martelo en Guiacereza.com

Esta es una de las historias que nunca pensé viviría; soy Marcelo y llevo casado algo más de 22 años; somos una pareja normal, con cuerpos normales y vidas normales;como muchas parejas tenemos nuestras fantasías y las compartimos entre los dos porque nunca nos habíamos acercadoen lo más mínimo a la realización de alguna de ellas.

Desde hace algunos meses hemos estado asistiendo a un Pub en Medellín llamado The Secret Garden, un bar que por sus condiciones, ofrece a todos los asistentes la posibilidad de fantasear sin que se sienta obligado a participar en actividades eróticas o sexuales. Les explico lo que quiero decir, está dividido en dos plantas, la primera en un bar normal a donde pueden ingresar todos los que quieran divertirse de manera fácil sin complicaciones y disfrutando de shows de diferentes características. El segundo piso es súper HOT, allí sólo suben las parejas que voluntariamente quieran vivir experiencias diferentes, cargadas de erotismo, senxualidad y sexualidad; allí solo se sube en ropa interior y en pareja o tríos pero esa tercera persona tiene que estar con la pareja que suba. En este segundo piso se ve los shows iguales que en el primer piso, se bebe trago y se rumbea muy rico al igual que en el primer piso, pero a diferencia del primer piso allí puede pasar de todo.

Hace más o menos 20 días asistimos al Glow fest, erotismo total, y como era normal en nosotros, estábamos en el primer piso disfrutando del show, debo aclarar, nunca nos habíamos atrevido a subir al segundo piso (somos muy penosos). No sé qué paso en el trascurso de la noche o que despertó el show en mi esposa, que de un momento a otro y sin pensarlo dos veces (como para no darse tiempo de arrepentirse) me tomo de la mano y entramos al salón en donde se encuentran los lokers, pidió uno y se empezó a desvestir a una velocidad tal que yo me quedé retazado en la desvestida; lo dicho ella no quería arrepentirse de lo que iba a hacer, cuando terminé de cambiarme, me tomo de la mano y subimos por esas escalera rojas soñada por mi durante mucho tiempo y que conducen a la lujuria, la pasión y el sexo.

Ya en el segundo piso, había unas cinco o seis parejas, tomando, disfrutando del show o en sus fantasías; nos sentamos en unas sillas que dan al balcón y veíamos todo lo que pasaba tanto abajo como arriba. El ambiente estaba rebosante de erotismo y tanto mi esposa como yo ya estábamos algo calientes. Unos minutos más tarde motivados por lo que veíamos comenzamos a besar y a acariciarnos, los besos era cada vez más apasionado y nuestras carisias más morbosas. Le besaba el cuello, los labios, el pecho; en fin eso, eso nos puso más calientes, más aún cuando al bajar mi mano hacia sus partes íntimas sentí su panti súper mojado, ella estaba excitada y de qué manera.

Ella se levanta de la silla y se sienta sobre mí y comienza a moverse suave y cadenciosamente sobre mi pene que estaba, para ese momento, muy erecto, ganoso como dicen los jóvenes; seguimos con los besos y los roces, levanté su sostén y comencé a besar sus senos, mordía suavemente sus pezones erectoscomo a ella le gusta y le excita, tocaba sus nalgas con fuerza y su cintura. Corrí sus tangas con mi mano e introduje uno de mis dedos sobre su clítoris, estaba grande y erecto; lo acariciaba mientras ella se seguía moviendo suavemente, yo sentía como por entre mis piernas corría ese líquido cálido que fluía de su vagina producto de éxtasis que crecía con el paso de los minutos y de mis caricias.

Ella con su mano saco mi pene de entre los bóxer y se lo introdujo en su vagina, lo hace suavemente, de tal manera que pueda sentirlo hasta lo más profundo de su ser, sin dejar de moverse. De un momento a otro, disminuye el ritmo y se detiene la observo y logro ver como hay una chica, bella y delgada detrás de ella besaba su espalda; se queda quieta como disfrutando de las caricias que la visita le daba. No dige nada y empiezo ahora yo a moverme haciendo que mi pene suba lo más profundo que se pueda; de repente siento como su brasier cae en mi pecho y veo como las manos de la intrusa acaricia sus senos de manera suave y haciendo presión sobre sus pezones; no se imaginan la cara que mi esposa tenía, se veía y se sentía muy excitada, su vagina empezaba a tener contracciones seguidas y fuertes, que abrazaba mi pene colocándolo cadavez más duro.

La mujer se acerca a su cara y la besa suavemente, mi esposa se asusta pues nunca lo había hecho, pero con la mirada y las caricias de la visita, sede a sus besos que son cada vez más frecuentes y apasionados. La levanta, le quita sus tangas, la voltea y la sienta de espalda nuevamente sobre mí, toma con su mano mi pene y lo dirige a esa vagina húmeda y caliente (muy caliente), me empiezo a mover y siento que mi esposa apoya su espalda en mi pecho mientras que la hermosa mujer le besa, bajando suavemente por todo su cuerpo hasta llegar a su vagina; allí percibo como su lengua pasa por mi pene y termina en su clítoris, quedándose ahí por un largo rato; juega con él, lo coge con sus labios, lo muerde suavemente y lo suelta en muchas oportunidades, suave y luego duro hasta lograr que ella alcance un orgasmo que, a decir verdad, en mi vida de casado lo había sentido, apretando mi pene con toda la fuerza de sus músculos vaginales.

La hermosa invitada subió, la besó y se fue. Los dos quedamos quietos, mi esposa no se podía mover y yo no quería dañarle ese momento que estaba disfrutando. Al cabo de un rato se levanta y baja hasta mi pene dándome una mamada como nunca lo había hecho, se lo comía todo, besaba mis testículos y acariciaba mis nalgas. Se levanta se sienta sobre mí realizando un movimiento fuerte y constante hasta que volvimos llegamos los dos.

Se recostó un rato en mi pecho mientras descansábamos de lo vivido, nos levantamos y disimuladamente buscamos entre los asistentes a la bella invitada, pero no ya no estaba; bajamos a los lokers nos vestimos y nos fuimos a la casa en donde recordando lo que pasó volvimos a disfrutar nuestro sexo hasta el amanecer.

Publicación anterior Siguiente Mensaje