A campo abierto

A campo abierto
Escrito originalmente por Dsenturo en Guiacereza.com

Solía acompañarla a completar un proyecto en una zona rural cerca a la ciudad. En uno de esos recorridos, terminamos bastante alejados de la civilización y por lo tanto, la tentación se manifestó. Empezamos besándonos suavemente, fuimos descargando las maletas, aumentábamos la frecuencia e intensidad de nuestros besos a lo que íbamos empezando a tocarnos, nuestras manos pasaban por entre la ropa, yo la sujetaba por sus costillas, acariciaba su espalda, su abdomen, subía a sus senos grandes y redondos, ella también tocaba mi espalda, me agarraba fuertemente y acariciaba mi abdomen, seguía tanteando a bajar más su mano. A lo que yo respondía agarrando sus senos con firmeza y comenzaba a acariciar sus pezones los cuales ya se encontraban bien firmes y sensibles, su respiración se ponía más profunda a medida que los tocaba. Ella no se quedaba atrás, comenzó a bajar su mano, desabrochó mi pantalón permitiendo bajar su mano entre mis boxer para agarrar mi pene que tanto deseaba.Mientras, mi otra mano bajó por su espalda, hasta llegar a sus nalgas las cuales agarré firmemente, decidí desabrochar su pantalón para abrirme camino entre sus nalgas y acariciar la entrada a su vagina, que estaba húmeda... deseaba acariciar más. Decidí pasar mi mano al frente y así comenzar a frotar su clitoris.Ella empieza a pausar sus besos para suspirar profundamente mientras tocaba mi pene con más intensidad, después de un momento, ella decide bajar mis pantalones y bóxer para empezar a hacerme oral.Lo hacía muy intensamente, no lo suele hacer profundo, aunque esa lengua y labios son fenomenales, ya las ganas eran muy intensas así que la coloqué de espaldas a mi, bajando sus pantalones y ropa interior, apenas para ver sus nalgas y que al separarlas ver su ano y vagina. Aprovechando mi pene húmedo por su saliva, decidí introducirlo lenta y completamente en su vagina. Seguí penetrando una y otra vez aumentando a ratos el ritmo mientras acariciaba sus senos y pezones o introducia mis dedos en su boca para humedecerlos y frotar su clitoris. Su vagina se humedecía, con eso podía aumentar mas la profundidad y mover mas mi pene dentro de ella.Seguimos así hasta que ella tiene su primer orgasmo, sus piernas tiemblan y decide colocarse en cuatro con lo que continúo penetrando su vagina lentamente mientras acaricio su espalda, agarro sus nalgas, toco sus senos y humedezco mis dedos en su boca.Acercó uno de mis dedos a su ano y lo comienzo a frotar, vuelvo a humedecerlo y lo voy introduciendo lentamente, mientras sigo penetrando su vagina.Logro introducir mi dedo completamente y nos damos cuenta que necesita prepararse primero, así que busque en la maleta el termo con agua mientas ella sigue mostrándome inclinada sus partes.Humedezco su ano con los fluidos de su vagina y acercó la boca del termo allí (uno de esos de Powerade), ella no tiene idea que hago a sus espaldas, no la dejaba saber como estaba "preparado" para esta situación, hasta que lo presiono y un chorro de agua entra por ahí. Lo retiro y ella se coloca en cuclillas, mientras espera para evacuar todo, me hace oral y ella se frota su clitoris excitada.Repetimos la operación, ella se limpia, me besa y repetimos nuestros besos, caricias, con eso vuelve la penetración a su vagina, esta vez estoy acostado y ella encima mostrandome su cuerpo casi desnudo.Estoy próximo a venir así que volvemos a la posición en cuatro, inmediatamente saco lubricante de mi maleta (siempre lo llevo, ella no deja hacer más si no lo tengo), para colocar un poco en la entrada de su ano, empiezo a frotarlo con uno de mis dedos en círculos a medida que se va introduciendo, mientras que mi pene está entrando y saliendo de su vagina lentamente, mientras ella toca sus senos y su clitoris constantemente.Luego vienen a ser dos dedos que están dentro, con un poco más de lubricante los abro un poco para que se dilate cada vez mas esa rosada, lubricada y caliente apertura. Ya se consiguen introducir tres, saco mi pene de su vagina, pongo lubricante en su entradita y empiezo a introducirlo lentamente.Esta labor dura muy poco tiempo y ya pasa a ser un movimiento constante aunque no acelerado, sigo así una y otra vez, mis manos tocan sus senos y su clítoris, me quedo allí frotándolo para hacerla sentir exitada, los fluidos de su vagina bajan a mis dedos, con lo que sigo frotando mas animadamente, a lo que sus gemidos y suspiros son más intensos cada vez.Ella empieza a contraer su cuerpo, a lo que su ano también se siente mas apretado, con lo que es el momento para pensar en eyacular dentro, me dice que no me detenga, así que continúo con el ritmo constante, besando su espalda, tocando su clítoris, tocando sus pezones y penetrando su ano, no pasa mucho para que ella tenga un nuevo orgasmo, su cuerpo tiembla, su ano se contrae y su vagina está mas mojada, yo sigo un poco mas y comienzo a moverlo intensamente para sentirla toda dentro, luego viene mi momento y comienzo a eyacular dentro de ella, dentro de su ano, ella se levanta un poco y me besa agarrandome de mi cabeza, manteniendo mi pene dentro, mientras sigue bombeando y palpitando dentro de ella.Suspiramos, nos besamos, nos acariciamos, sintiendo su piel y sus partes íntimas mojadas, ella dice que ya puedo sacarla, a lo que le pido dejarla un rato allí, ella se acomoda y accede.Pasa un corto instante y le digo al oído que le tengo una sorpresa, sin tener alguna sospecha, aunque con esa pícara curiosidad, esperará a ve que pasa, inmediatamente después, me relajo un poco y empiezo a orinar dentro de ella, si, dentro de su ano, la agarro de sus caderas aunque ella no va a oponer resistencias, más bien se le escapa un gemido con sorpresa, mientras descargo todo dentro, ella pide que la saque con cuidado, ya que tiene los pantalones abajo, soy cuidadoso y lo voy haciendo lentamente mientras ella va apretando su ano, mi pene está muy sensible así que me exita mucho sentir eso. Finalmente sale mi pene y ella nuevamente se acurruca, le dijo que quiero ver y no pone problema, veo como sale ese dorado líquido de ella junto con el semen que dejé allí también.Nos limpiamos, nos vestimos, nos besamos instensamente y, tomados de la mano, continuamos con la travesía.

Publicación anterior Siguiente Mensaje