5. ¿EPILOGO? ( De Lucas y Daniel. Quinta Parte)

5. ¿EPILOGO?  ( De Lucas y Daniel. Quinta Parte)
Escrito originalmente por luca2014 en Guiacereza.com

Daniel y Yo tomamos una decisión, al despedirnos en el Hotel Hotel Ilusiones Inn, que hacía gala a su nombre.

Fue el, con ojos húmedos, que me dijo: la vida empieza aquí, de mi parte, no hay nada que temer, porque soy libre para amar a quien mi cuerpo diga sí. Yo, mirándolo, le pregunte: ¿has vivido alguna vez algún beso escondido, abrazos perseguidos, miradas furtivas?

Seguí diciéndole, esta vez , tomándolo de los hombros y sentados en la cama: aunque soy una persona sociable, el término estrictamente “amigo” es para mi caso, algo lejano, colegas, cercanos, no podía considerarlos amigos de hecho, hasta el punto de revelar mis problemas y angustias, jamás un asunto personal con ellos. Quizas buenos conocidos. Además, me auto reconozco una persona tímida, con alguna orientación machista, que impide exteriorizar la carencia que posee mi otro Yo, de cariño y afecto.

Auto-confesión, sin mea culpa (No había tenido experiencia homosexual, aunque, inconscientemente, luchaba por ignorar la atracción que sentía por personas del mismo sexo. El haber estado casado, y ahora en una relación con mi novia; por la posición social que ocupo, debía ser extremadamente cauteloso. El hecho de considerarme bisexual (de pensamiento) es desconocido por todos. Desde joven, guardo este secreto consigo mismo. Daniel era mi primera vez, formalmente hablando, y anima que ha sido con la más extremada seguridad, para protegerse de la maledicencia de la sociedad)

Pero llegas, entregando tus maneras, inventando una salida, regalando primavera, desnudándome los miedos …..

Y vino el inevitable abrazo, en el que los cuerpos se fusionaron, unidos por el vigor de dos hombres en la plenitud de su fuerza física. No era un simple abrazo de despedida, sino algo más fuerte, el de la necesidad de un nuevo encuentro, de sentirse del uno como del otro.

No hubo necesidad de condiciones, cada uno sabe, será apenas llenar de tiempo y lugar adecuado la complicidad que nos une. Sí, quiero.

Nota: Perdió Colombia con Chile, pero ganamos Daniel y Yo.

Publicación anterior Siguiente Mensaje