18 años recién cumplidos

18 años recién cumplidos
Escrito originalmente por EloisaRoss en Guiacereza.com

Ella, la Jovencita, recien habia cumplido 18 años, por razones del azar empezamos a conversar de poesia por mensajes de whatsapp, yo habia decidido que queria verla desnuda pero como sentia que era timidad empece a ponerle el tema despacio con algo de poesia erotica. Con el pasar de los dias empezamos a tener mas confianza y pude empezar a preguntarle más cosas personales, me entere que habia perdido la virginidad a los 15 años y que su vida sexual era muy aburrida ya que el novio que tenia solo la usaba para venirse, solo habia tenido un novio desde los 14 años.

Sin tapujes y con miedo que me rechazara le dije que me ofrecia para hacerla experimentar otros placeres, no me contesto en un rato largo, pero cuando lo hizo me dijo que esperaba desde hacia unos dias que le propusiera eso que yo le atraia y que queria experimentar cosas nuevas, con solo decirme eso ya se me habia puesto duro y no veia la hora de poder tenerla desunda para mi.

La recogi cerca a su casa y me la lleve para un motel cercano, llegamos y medio de besos fui quitandole la ropa, primero le quite la camisa y el brasier para ver sus teticas hermosas, poderlas besar como me lo habia imaginado mientras ella empezaba a gemir de placer, cuando sentí que entre sus piernas empezaba a emanar calor le quite el jean, oli todo su cuperto, la bese desde el ombligo hasta los pies pasa subir de nuevo y encontrarme con una vagina pequeña, depilada y rosada con un olor a juventud increible que me hizo poner más duro y caliente. Le quite sus tangas y empece a chuparle la vagina, estaba increiblemente mojada, mientras se la chupaba le meti un dedo y se estremeció, tuvo un primer orgasmo suave, luego le meti otro dedo y empezo a moverse lentamente y luego pedia más, en un momento entre gemidos me dijo que me queria sentir en su interior.

Empece a penetrarla despacio, con movimiento suaves, contando hasta 10 y luego una penetración fuerte, repeti esto unas 50 veces  y senti como se venia de nuevo, su vagina se contraia y gemia de placer, luego subi sus piernas en mis hombres, creo que le llaman a esta postura la carreta y empece a penetrarla duro mientras gemia cada vez mas fuerte, entre gemidos me pidio que me viniera en su interior, cuando me senti listo, tuvimos un orgasmo casi que simultaneo, toda mi leche se la deje en su vagina rosada, ella se mojó un poco.

Descansamos y volvimos a hacerlo otras tres veces, es de las mejores experiencias que he tenido este año y espero se repita cuando vuelva a ese lugar.

Publicación anterior Siguiente Mensaje